La rutina de una madre de gemelos (I). El primer semestre.

, ¡Se el primero en comentar!

Una de mis mejores amigas acaba de dar a luz a dos gemelitos preciosos… Todo lo que me cuenta me suena ¡tantísimo! Que si se juntan las tomas, que si no tiene tiempo para ducharse o para dormir, que si comen con los tuppers que trae la familia… La primera semana es terrorífica en cuanto a intensidad física y mental, eso si, estás embobada con tus pequeños.

Ya contaba hace un tiempo en otro post cómo fue la primera semana en casa con los gemelos. Una absoluta locura. Luego empezó a llegar poquito a poco (muy poquito a poco) la bendita rutina.

Intentábamos seguir en la medida de lo posible unos horarios más o menos fijos todos los días, para tener la sensación de controlar nuestra nueva vida (en realidad no lo conseguimos, pero ¡al menos lo intentábamos!).

Más o menos los días laborables discurrían así:

  • Mañanas: Los niños podían despertarse a las 5 de la mañana, a las 6 o a las 7. ¡Sorpresa! Normalmente se volvían a dormir después de la toma. Cuando se iba mi marido a trabajar llegaba la chica que nos ayudaba en casa. Al menos el tema limpieza y comidas lo teníamos solucionado unas horas. Yo dormía hasta que los niños se despertaban. Recuerdo que había una toma sobre las 10 de la mañana. Yo le daba pecho a uno de los bebés, y era mi momento de intimidad con él, y otra persona (la chica o alguien de la familia) al otro bebé. Me duchaba y arreglaba (muy importante verse con una cara medianamente decente) y salía de paseo. Muchos días venían las familias a echarme una mano, o quedaba con alguna amiga de confianza para pasear, o para tomar un café, si uno de los dos dormía. La siesta de la mañana del primer trimestre permitía relajarse un montón. Si estaba sola paseaba o hacía recados con los niños, hablaba con las vecinas… y antes de la toma del mediodía volvía a casa. Alguna vez se despertaban antes de llegar a casa y por eso nunca nunca nunca salía de casa sin biberones. Solía salir a la calle a pasear siempre, aunque lloviera o hiciera mucho frío. Los gemelos nacieron a finales de octubre, y teníamos un largo invierno por delante.

  • Mediodía y tarde: Ya en casa, después de la toma, los gemelos solían estar un rato despiertos, que era cuando más disfrutábamos de ellos, luego se volvían a dormir. A veces en las hamaquitas, otras en la Bugaboo, algunas en la cuna, muchas en nuestros brazos, que era un momento súper amoroso. Nosotros comíamos a la velocidad de la luz e intentábamos descansar un rato, antes de la siguiente toma. Después, volvía/mos a salir de paseo. Pasear, el aire puro, ver otro escenario distinto a las 4 paredes de casa sentaba a todos estupendamente. Para la última toma de la tarde, mi marido solía estar en casa. Bañábamos juntos a los gemelos, y era un momento bonito pero teníamos que hacerlo rápido. El momento de secarles, darles cremita y ponerles el pijama me encantaba.

  • Noche: El primer mes recuerdo que las cenas eran un absoluto caos, porque las tomas podían ser a las 9,30 o a las 10, o a las 11… A la última toma de la noche nos costó mucho cogerle el truquillo. Creo que en el segundo mes, se reguló a las 9 y a las 12, y cenábamos rápido como Speedy González y nos íbamos a la cama inmediatamente. Las noches eran mortales, no, lo siguiente. Nuestros gemelos eran comilones, siempre se despertaba uno u otro para comer varias veces. Al principio, le dejábamos al otro bebe dormir, pero al ver que de esa manera se solapaban las tomas y no dormíamos ni un poco, decidimos ser un poco germánicos y despertar al otro pobre que dormía como angelito para darle también de comer. ¡Ale! Todo sea por supervivencia familiar. Creo que al final del primer trimestre empezaron a alargar un pelín las tomas nocturnas, y parece que no, pero les quieres más todavía. Las tomas las hacíamos delante de la tele, de verdad de la buena, con el canal VIAJAR o una comedia. Era la única forma de que yo no me quedara dormida dando pecho y aplastara al bebé en la cama. Al otro bebé, mi marido le daba biberón. Él acababa siempre antes y se iba a dormir. Al principio eran tomas tan largas que podía ver dos o tres capítulos de Friends. Con el tiempo, las tomas fueron acortándose en duración, a medida que los bebés tenían más fuerza para succionar. Los gemelitos se quedaban dormidos enseguida en brazos tras la toma.

Y así llegamos de nuevo a la mañana siguiente, y vuelta a empezar con el día a día.

TWINSECRETS: Paciencia y kilos de paciencia. Y no asustarse. No, la maternidad no es sólo dar de comer, cambiar pañales y dormir a los gemelos. Es mucho más rica, pero los primeros meses con gemelos son durillos, es la verdad. Intenta relativizar y pensar que todo pasa, y antes de irte a dormir ve a verles dormidos como angelitos y piensa que es un milagro tenerles contigo.  

“ Rutina de una madre de gemelos (I). El primer trimestre. Algunos truquis para ser más feliz ”

  • Cuantas más manos podáis conseguir para ayudaros, mejor, nunca decir que no a alguien que brinde su ayuda. Todas las manos son pocas. Aunque sea traer el HOLA o el periódico del kiosko para dejar de pensar un ratito en pañales, tomas y lo poco que dormís.
  • Salir de casa todos los días, si se puede, mañana y tarde. Ayuda muchísimo y es tan sano pasear. Los niños descansan un montón. Si llueve, por los soportales, y si hace frío, con guantes, ellos no se van a enfriar.
  • Intentad sacar ratitos para disfrutar de los bebés, achucharles… parece mentira pero el día y la noche pasan y te da la sensación de no parar de hacer cosas, sin tiempo para disfrutar de tus pequeñines. Darles de comer es muy bonito, sobre todo cuando tanto el bebé como el padre/madre le han cogido la mano. A mí me encantaba la intimidad de darles pecho por separado.
  • El tiempo juega a favor de los padres/madres de gemelos. Cada día conocéis más a vuestros gemelitos y ellos a vosotros, cada día sois menos novatos en los cuidados de un bebé, cada día se irán acostumbrando un poquito más a vivir fuera de la tripita de su madre.
  • Lee este post “Por qué es genial ser madre de gemelos“. ¡Es verdad!.

Y tú, ¿cuál era la rutina familiar durante los primeros meses de crianza?

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Up!

Únete a la comunidad Twin

Madres y padres de gemelos a los que les gusta disfrutar de la vida, y que quieren compartir sus vivencias, miedos, viajes, y tips con otros padres twin ya se han suscrito. ¿Te apuntas?