Cuando esperas un segundo hijo… ¡y vienen DOS!

, 6 comentarios

Dedicamos el post de hoy a todas esas madres y padres que esperaban un segundo hijo… ¡y les anunciaron gemelitos! Nadie mejor que una madre que ha vivido esa experiencia para relatarlo en primera persona. Silvia Elorriaga, amiga y creadora del precioso blog Serendipiaworld nos lo cuenta en el post de hoy. Sin duda, una experiencia intensa y mágica a la vez, como ella misma nos relata:

Me quedé embarazada de Telmo y Dora cuando Ignazio, mi hijo mayor, tan sólo tenía un año y ocho meses. Si para nosotros, como padres la adaptación fue difícil, para él, que tenía dos años y medio cuando nacieron sus hermanos, fue un golpe directo en su “línea de flotación”.

Por suerte hoy en día todo es más fácil tras cuatro años de pañales, biberones, malas noches (por dos), gateos, primeros pasos, carreras por el parque, discusiones fraternales, “yo también quiero” multiplicados por tres, etc. Puedo decir que TODOS empezamos a ver la luz.

De pequeña pensaba que tener hijos era el mayor de los tesoros que una persona podía poseer. Y efectivamente, tras tres hijos, afirmo que no hay sensación más poderosa que la de ser madre. Estaba plenamente convencida de que darle un herman@ a Ignazio sería el mejor regalo que su padre y yo le podíamos hacer en la vida, y el destino (que cuando quiere es muy caprichoso), hizo que la vida nos regalara a nosotros, unos mellizos maravillosos.

Éramos conscientes de que la llegada de Telmo y Dora para Ignazio no iba a pasar desapercibida, ya que siempre ha sido un niño muy cariñoso y con fuerte apego, pero el “Tsunami” emocional que le sobrevino, nadie podía haberlo imaginado.

Los primeros meses de toma de contacto fueron complicados tanto para él, como para nosotros, ya que intentamos cubrir el vacío que sentía, siempre que nos era posible. Aprovechábamos cualquier recado para estar con él a solas y crear “nuestro momento”, todas las noches repasábamos tumbados en su cama lo mejor y peor que nos había ocurrido durante el día, le involucrábamos en las tareas que tenían que ver con sus hermanos, pero daba la sensación de que para él, “todo era poco”.

Tras consultarlo con un profesional especializado, comenzamos a responder ante las pataletas, malas contestaciones, gritos y continuos desafíos, con kilos paciencia, asertividad y mucho pero que mucho amor. (De ese que solo los padres pueden dar 😉

Hoy en día, todo es diferente, aunque todavía en ocasiones pueda mostrar cierta envidia y/o “celillo” (los celos  por desgracia, no desaparecen de la noche a la mañana), él mismo es consciente de la suerte que tiene al portar el título de  “hermano mayor”. Después de lo vivido, es un auténtico regalo ver como disfruta enseñándoles a montar en bicicleta, ganando en las competiciones de silbidos o dirigiendo (como buen hermano mayor) las obras de teatro caseras.

Simplemente con verles jugar a los tres juntos y escuchar sus carcajadas, notar su complicidad o ver como se consuelan cuando uno se cae, hace que cada lágrima que he derramado, sentimiento de culpabilidad, miedo, preocupación y frustración, hayan valido la pena por tres.

Aunque nadie dijo que la maternidad fuese fácil (y con toda la razón), puedo afirmar que tiene que tener altas dosis de magia, porque no se pueden explicar de otro modo si no, los efectos secundarios tan beneficiosos de un “Te Quiero”, de un abrazo de esos en los que cerramos los ojos o de una traca de besos con los que cada uno de nuestros “Locos bajitos” nos demuestran su amor siempre incondicional.”

Twinsecrets: Como madre de gemelos, me parece una locura criar a la vez a un tercer hijo de menos de dos años. Es cierto que las personas tenemos la capacidad y la suerte de adaptarnos a cualquier circunstancia que nos ocurre en la vida. No obstante, un aplauso para las madres y padres, que como Silvia, ha gestionado la situación con éxito, pero con mucho esfuerzo. 

¿Por ahí alguna madre en la misma situación? ¿Cómo habéis vivido la experiencia?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

6 comentarios en: Cuando esperas un segundo hijo… ¡y vienen DOS!

  1. Uff, yo no he vivido esa experiencia (con mi par de mellis me llega), pero una conocida mía le ocurrió lo mismo, pero no vinieron dos, ¡vinieron tres! Y ya tenía uno de 3 añitos. El otro día la vi con el equipo al completo y lo cierto es que además de admirarla, sentí cierta “envidia” porque realmente se puede sentir orgullosa de todo lo que está haciendo. El resultado es visible, cuatro críos preciosos y perfectamente educados.

    1. La verdad es que de inicio puede que de un poco de vértigo, pero a la larga es un regalo. Eso sí, es un poquito cansado 😉 😉

    2. Ay madre! Trillizos! Qué respeto! Está claro que se puede sentir muy muy orgullosa. Imagino que tendrá mucha ayuda ( o eso espero!). Gracias Inma por tu testimonio!

  2. Me ha encantado el post, cómo expresas de una manera realista las dos caras, la dificultad pero también las recompensas de las familias como las nuestras, creo que ayudan mucho en la empatía con los que lo hemos vivido. Mi caso, totalmente atípico fue el de un primer embarazo tras varios años de tratamientos para combatir la in fertilidad, en el que, a medio camino entre la desesperanza y algunos médicos que nos la quitaban nos apuntamos al organismo nacional de adopciones. Sucede el milagro del primer hijo, biológico, sano, y tan bendecidos y agradecidos con la vida decidimos volver a la adopción de un hermano para él, como tu lo has dicho, como el mejor regalo que la vida te puede dar de por vida. Esperamos con ansias uno, y llegaron dos! en nuestro turno cuatro años de espera vendrían en un mes, niño y niña con la condición de que fueran adoptados juntos. Y lo aceptamos como la mas grande bendición.
    Desafortunadamente mi marido tuvo que partir de este mundo muy pronto, multiplicando la dificultad que conlleva, pero ahí la llevamos, con mucho esfuerzo pero a la vez con más amor y recompensas. Gracias

    1. Muchas gracias Wendy. Todo en esta vida tiene dos caras y ¡Tenemos que quedarnos con la mejor de las dos!. Como tu bien dices, la vida te ha bendecido en tres ocasiones, disfrutalas al máximo. Eres una heroína y estoy completamente segura de que serás el mejor de los ejemplos para tus hijos y todos los que te rodean. ¡Ánimo!

    2. Querida Wendy! Enhorabuena por todo lo que has conseguido y por tu preciosa familia!!! Adoptar mellizos es algo curioso nunca lo había oído, qué generoso!!! Y qué bonito!
      Y de verdad que me emociona tu historia cuando cuentas sobre tu marido… mil veces enhorabuena y como dice Silvia puedes estar más que orgullosa de estar criandolos sola! Un fuerte abrazo y gracias por compartir tu experiencia con esta comunidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Up!

Únete a la comunidad Twin

Madres y padres de gemelos a los que les gusta disfrutar de la vida, y que quieren compartir sus vivencias, miedos, viajes, y tips con otros padres twin ya se han suscrito. ¿Te apuntas?